Enfermedades comunes de los conejos





Enfermedades comunes de los conejos

Síntomas de un conejo enfermo

Si observas un comportamiento extraño en tu conejo o algún cambio en su cuerpo, presta especial atención a los síntomas para diagnosticar posibles problemas de salud o enfermedades. Algunos de los síntomas que pueden indicar que un conejo está enfermo son:

  • Come menos o tiene dificultad para comer.
  • Está más delgado.
  • Tiene pérdidas de pelo o calvas que no están relacionadas con la muda.
  • Bultos en la piel.
  • Inflamación en las mamas.
  • Diarrea o heces demasiado blandas que persisten en el tiempo

Enfermedades de origen vírico

  • Rabia: Esta enfermedad vírica está extendida por todo el mundo pero también en muchas zonas del planeta ya está erradicada, pues existe vacunación efectiva que, de hecho, es obligatoria en muchos lugares del mundo. Son afectados por esta enfermedad muchos mamíferos entre los cuales se encuentra el Oryctolagus cuniculus.
  • Enfermedad hemorrágica del conejo: Esta enfermedad es provocada por un calicivirus y se transmite muy rápidamente. Además se contagia tanto de forma directa como indirecta. Las vías de entrada de esta infección vírica son la nasal, la conjuntival y la oral. Los síntomas más comunes son signos nerviosos y respiratorios, además de la anorexia y la apatía.
  • Mixomatosis: Los primeros síntomas aparecen tras 5 o 6 días tras el contagio. Se da falta de apetito, inflamación de los párpados, inflamación de los labios, las orejas, las mamas y los genitales, además se da hinchazón de la nariz con secreción nasal transparente y pústulas alrededor de las mucosas. No existe un tratamiento para esta enfermedad por lo que es mejor prevenirla con las vacunas adecuadas en primavera y en verano, siendo el verano la época del año con más riesgo. Los vectores o transmisores del virus que provoca esta enfermedad son insectos hematófagos, es decir que se alimentan de sangre, como mosquitos, algunas moscas, garrapatas, pulgas, piojos, tábanos, etc. Además también puede contagiarse por contacto con otros individuos ya enfermos. Los animales enfermos mueren entre la segunda y la cuarta semana tras el contagio.

Enfermedades de los conejos producidas por bacterias y hongos

  • Conjuntivitis e infección de ojos. Inflama los ojos y aparecen secreciones; en estado avanzado el pelo de alrededor de los ojos se queda pegado y con legañas que impiden que los pueda abrir. También se puede producir irritación por otras causas como el polvo (incluído el que levanta a veces el heno) o el humo del tabaco. Es una de las enfermedades de los conejos más fáciles de curar, mediante gotas oftalmológicas recetadas por su veterinario. No obstante, debe ser tratada cuanto antes para que el animal no empeore.
  • Otitis y otras enfermedades del oído. Se suele identificar por la cabeza ladeada y la pérdida del equilibrio. Afecta, primero al oído medio y luego al interno, produciendo inflamación, picor y dolor. Debe detectarse a tiempo para tratarla con antibiótico y antiinflamatorio.
  • Pasterelosis. Suele producirse debido al ambiente, al clima, al polvillo que levanta el alimento seco y al estrés acumulado. Cursa comúnmente con estornudos, ronquidos y secreciones nasales. Si la enfermedad no está muy avanzada, tiene buen pronóstico con el tratamiento con antibiótico.
  • Neumonía. Es similar a la pasterelosis en cuanto a síntomas (estornudos, ronquidos, tos, mucosidad) pero mucho más peligrosa y complicada, ya que llega hasta los pulmones y dificulta la respiración. Su tratamiento es también con antibióticos.
  • Abscesos en la piel. Bultos llenos de pus provocados por bacterias. Requiere tratamiento y curas diarias para eliminar la infección y los abscesos.
  • Tarsos ulcerados. Heridas en las patas que se infectan y producen pododermatitis. Las heridas suelen aparecer e infectarse cuando el suelo de la jaula no es adecuado y el ambiente es húmedo.
  • Tularemia. Es una de las enfermedades de los conejos clasificada como muy grave debido a que no presenta síntomas y sólo se puede detectar mediante pruebas de laboratorio. El animal deja de comer y, si no se detecta a tiempo, al no alimentarse pueden morir en 3-4 días. La Tularemia está relacionada con las pulgas y los ácaros.
  • Coccidiosis. Los coccidios son microorganismos que atacan el estómago del conejo cuando tiene bajas las defensas o tiene un nivel alto de estrés. Algunas de los síntomas son la pérdida de pelo y los gases y diarreas continuos y en exceso; el animal deja de comer y de beber y termina muriendo. Es una de las enfermedades de los conejos que más mortalidad produce.
  • Mastitis. Infección en las mamas que produce fiebre e hinchazón. Se trata con antibióticos.
  • Tiña. Afecta a la piel y es muy contagiosa debido a la gran velocidad a la que se reproduce. Cursa con la pérdida de pelo y costras en la piel, sobre todo en la zona de la cara. Si convive con más animales es muy importante aislar al conejo infectado, además de desinfectar nuestras manos cuando tratemos con él.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *